La buena comida se anuncia a la nariz desde la cocina.Y un buen acompañante nos sacude el polvo rutinario.